Padres: El Roce hace el Cariño

Escribo este artículo como padre de 4 criaturas y como persona preocupada por dejar un legado que impregne y cale en la sociedad actual.

Somos seres individuales que pertenecemos a una sociedad, pero en los últimos años siento que nos estamos convirtiendo en un “ser” o “instrumento” de una sociedad que avanza sin mirar atrás y sin preocuparle el futuro que esa actitud o situación está generando.

La velocidad que imprime esta sociedad nos lleva a pensar en genérico, a dar por hecho ciertas cosas, incluso a criticar la actitud y los consejos que los octogenarios nos dan en ciertas ocasiones.

En algunas sesiones de coaching mis clientes se lamentan de no tener tiempo para ellos, para su familia, alegan que están inmersos en un círculo vicioso deshumanizado que no saben como salir de él. Pero tras varias sesiones, rompen con esa dinámica y entonces es como si hubiesen desembarcado en un paraíso, en una isla de palmeras que reposan sobre el agua color azul turquesa.

¿Por qué tenemos que llegar hasta el extremo último sin hacer una parada previa y analizar que pasa?.

Si eres padre o madre déjame que te haga esta pregunta: ¿cómo crees que te recordarán tus hijos si hoy (Dios no lo quiera) te llegase el momento de dejar este mundo? Una persona divertida, participativa, afable, generosa, que les leía cuentos, que jugaba con ellos, que les enseñó a montar en bicicleta?…. o ¿cómo un bulto sospechoso pegado a la TV y a los periódicos de economía o el QMD?.

Muchos padres (en genérico) no le dedican tiempo de calidad a sus hijos y pueden causarles problemas. Desde recién nacidos, los niños sufren de diversos trastornos emocionales que han aumentado el número de consultas de los padres a psicólogos y psiquiatras infantiles. Pequeños con ansiedad, agresividad, desobediencia o problemas escolares se acaban a diario en las terapias.

De acuerdo con los expertos, la principal razón es el abandono de los niños, que se da, aunque vivan con sus padres, por la ausencia en los momentos de juego, al hacer las tareas, a la hora de dormir y la autoridad mal entendida que llega a ser permisiva o autoritaria.

La gran mayoría de las razones por cuales los padres consultan a un terapeuta, están relacionadas directamente con dificultades entre los padres: problemas de pareja, separación, enfermedad o muerte de algún miembro de la familia, señala la psicóloga familiar María Elena López.

El 90% del lenguaje con el que le hablamos a los bebés es gestual y el 10% verbal; es así como los pequeños absorben como esponjas los estados de ánimo de sus padres y si se rodean de adultos angustiados, estresados o tristes, habrá bebés angustiados, estresados o tristes.

Hace unos años Moshe Szyf de la universidad McGill (Canadá), demostró un experimento muy curioso desarrollado en ratas. Cuando tras el parto una cría recibe pocas atenciones de su madre, luego muestra trastornos en la conducta, relacionados con alteraciones en el eje hipotalámico – pituitario – adrenal vinculado a las respuestas emocionales.Concretamente las ratas que no habían recibido suficientes lametones de sus progenitoras al nacer, se convertían en adultas asustadizas más susceptibles de sufrir ansiedad y estrés.

Szyf estudió el cerebro de 18 varones que habían sufrido abusos sexuales cuando eran pequeños y años después se habían suicidado. Detectó un nivel de metilación muy alto en comparación con sujetos sin experiencias traumáticas infantiles y que fallecieron por causas naturales. “Con este patrón podríamos determinar con antelación aquellas personas con tendencia a suicidarse antes de que sea demasiado tarde para intervenir” dijo Szyf.

Bebés con falta de cariño dan lugar a adultos con baja autoestima y falta de seguridad en si mismos. Las adversidades en la infancia no solo no nos hacen más fuertes sino que predisponen a una mala salud. Así lo corroboró Clyde Hertzman tras analizar a casi 12.000 sujetos, demostrando que tener un bajo estatus socioeconómico, sumado a las situaciones duras en los primeros años de vida, predispone a enfermedades crónicas y a fallecer precozmente.

Con todo esto quiero abrir un poquito los corazones de tantos padres y madres preocupados por actividades extra escolares para sus hijos mientras que ellos fuerzan la máquina laboral para sacar adelante la hipoteca o el BMW. No hay mejor alimento, no hay mayor vitamina, no hay mayor momento que el amor sincero y generoso de unos padres.

Un abrazo a todas y todos.

Francisco López

Coach Certificado,Conferenciante y Formador

www.elpoderdelaAccion.com

Pin It on Pinterest

Share This